Las terapias no sirven para salvar a nadie, cambiarlo ni para solucionarle los problemas. Durante mucho tiempo en la atención a personas sentí el dolor de los otros en mí espalda y en el corazón hasta que pude recibir el más grande y profundo de los mensajes para mi EGO SALVADOR.

Nosotros, los terapeutas, somos como faros, podemos iluminar el proceso de nuestros clientes, pero ellos solos hacen el recorrido y llegan donde su compromiso en el tiempo presente les permite.

Todo el conocimiento, toda la información, todas los posibles caminos se encuentran en nosotros mismos, yo solo te acompaño a descubrirlo, te acompaño a conocerte, te acompaño en la toma de decisiones y claro que sí en múltiples ocasiones soy como una vasija contenedora, que de alguna manera, sostiene todo lo que se mueve en ti y presencia tu dolor…….por que SI compartir el dolor libera y genera profundos cambios cuando se hace dentro de un contexto terapéutico.

La terapia no está relacionada con algo que este “desadaptado o mal en nosotros” sino con en el permiso que yo me doy para sanar. Os invito a soltar la mirada estigmatizante de “estar en tratamiento o en terapia” para darle el valor que se merece. Una puesta en marcha para soltar, liberar, transmutar todo aquello que me limita. Y muy importante, no está encaminada a encajar con los mandatos sociales ni con todo aquello que me rodea sino para sentir armonía con nosotros mismos. Justo ahí se da la conexión y es cuando se manifiesta en el exterior.

¿Qué se trabaja en las terapias?

Las Emociones

De manera prioritaria la toma de conciencia de lo que está ocurriendo en mi vida, la aceptación de dicha realidad, la liberación del dolor y/o sufrimiento que me produce y con posterioridad, si así se requiere, la toma de acción para generar cambios.
La aceptación en los procesos es fundamental pues la realidad de lo sucedido y de lo que ES no puede ser cambiada, sólo se puede transformar la percepción de la misma.

Un aspecto fundamental para generar cambios es profundizar en mis  emociones, pero que es la emoción? La emoción es una energía en movimiento. Cada emoción que queda dentro del cuerpo sin ser expresada desarrolla estrategias necesarias para ser liberada apareciendo así los síntomas. Cada emoción ha de ser sentida para poder ser liberada y así generar los cambios que encaminan a la sanación.

Las emociones tienen mensajes que darnos. Siempre utilizo el mismo símil en las sesiones: el cartero llega a nuestra casa con una carta certificada y muchas veces no queremos abrirla pues no queremos saber el contenido. Ese mensaje nos acabará llegando de alguna otra forma, en múltiples ocasiones de la manera más insospechada para nosotros!, sabemos que el cartero volverá…….
Las emociones no son ni buenas ni malas…..únicamente nos traen ese mensaje…..pero nos da tanto miedo sentir…….

Trabajamos los programas mentales que nos limitan y nos encaminamos a pasar de lo mental al espacio de lo emocional, al sintiente. Todo lo que siento me lleva a conectarme con lo que verdaderamente Soy.

Pasamos de la Mente a la Conciencia

De este modo y través de los Registros Akáshicos además de reconectar con la emoción abrimos el canal de comunicación con uno mismo, la conexión más profunda con nuestro SER pues es justo ahí donde se encuentran las múltiples salidas a los retos que nos presenta la vida a diario.

“Nos trasladamos de la Mente a la Conciencia pasando por el Corazón.”

Trabajamos en la liberación del dolor producido por sucesos pasados y presentes, los vínculos, las lealtades inconscientes así como los programas y patrones.

La falta de honestidad hacia uno mismo y las resistencias a generar cambios son aspectos muy presentes y habituales cuando iniciamos procesos de transformación.

Toda sanación dependerá del grado de implicación del cliente y de cuan dispuesto esté para mirar profundo.
El compromiso hacia uno mismo es la garantía hacia un proceso de sanación profunda y enriquecedora.

Los avances en la terapia no son lineales, a diferencia de lo que el cliente muchas veces siente, los retrocesos no existen, las pequeñas recaídas nos acercan a la toma de conciencia y nos hacen saltar a un nivel de autoconocimiento mayor.

Por último y no menos importante, me gustaría comentar que las terapias no necesariamente han de partir del sufrimiento o el dolor, las mismas sirven también para mejorar nuestra salud y calidad de vida, para disfrutar de la misma con mayor plenitud y consciencia.

"¿CON VERSION DE TI MISMO TE QUIERES CONECTAR?”

Áreas que podemos trabajar

Estaré encantada de ayudarte

La elección del terapeuta en los procesos de autoconocimiento , crecimiento y sanación es fundamental.
El vínculo terapéutico se basa en una relación de confianza y seguridad. Es importante que te sientas cómodo y libre para poder mostrarte, expresar y compartir todo aquello que te inquiete.
Te ofrezco una primera toma de contacto para que me conozcas y veas cómo te sientes conmigo, así podrás decidir con posterioridad y sin compromiso si deseas que te acompañe.

Scroll al inicio