Expresión de las emociones en el entorno familiar

Hoy hablamos de la expresión de las emociones y sentimientos dentro del
entorno familiar y en concordancia lo que ello supone en la creación de un
vínculo seguro con nuestros hijos.
El ser humano es un ser emocional, las emociones forman parte integrada de
nuestro ser y la expresión de las mismas es un aspecto fundamental para
nuestra salud y bienestar.
Si es algo que nos define, no se manifiesta de manera natural y espontánea en
muchas ocasiones.
Estamos cargados de miedos y de experiencias dolorosas que nos limita
expresar las emociones y sentimientos. Tenemos creencias limitantes acerca
de lo que son, las etiquetamos como “buenas o malas” y esto es un constructo
de la mente la cual las cataloga cuando asocia la emoción a un evento o
experiencia dolorosa.
Os invito a cambiar la mirada de la emoción pues son una guía, un radar en
nuestra vida diaria. Nos traen mensajes para mirar profundo en nuestro ser y
nos posibilitan accionar de manera saludable, coherente y armoniosa hacia
nosotros.
Así la incomodidad nos puede mostrar algo que no nos gusta, el enojo quizás
nos recuerde aquello que no vamos a permitir, la tristeza nos puede pedir que
soltemos algo que llevamos cargando durante mucho tiempo, el miedo nos
muestra nuestro verdadero potencial…..
Cada emoción tiene un mensaje personalizado para cada uno de nosotros.
En muchas familias la expresión de las emociones ha sido algo tabú pues son
percibidas como algo incómodo o difícil de sostener.
Cuando los bebés se expresan a través del llanto para mostrar su incomodidad,
hambre, sueño, etc y la risa o los movimientos corporales para expresar su
alegría nos parece algo natural, sin embargo, cuando crecemos empiezan los
condicionantes y la mirada hacia dicha expresión cambia……
Desde que somos pequeños aprendemos por imitación, ensayo y error.
Nuestros hijos aprenden de nosotros por ello podemos imaginar la importancia
de generar un espacio dentro del ámbito familiar para poder expresar, que el
entorno familiar sea un lugar afable y seguro para poder comunicar mis
sentimientos y emociones y mostrarme tal cual Soy.

Os invito a preguntar a vuestros hijos al finalizar el día, jornada o actividad:

¿cómo te ha ido el día?
¿cómo te has sentido ¿
¿Puedo hacer algo por ti?

Validar las emociones de nuestros hijos, aceptar como se expresan (esa
manera de expresarse suele ser un reflejo de como lo hacemos nosotros )
significa generar un vínculo seguro con los mismos. Significa integrar un
aspecto básico de su naturaleza, significa respetar su autenticidad.

Gracias por visitar mi Blog

Bienvenid@

¿nos vemos en los comentarios?

Me gustaría conocer tu opinión acerca de este artículo y qué te ha parecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio